miércoles, 28 de septiembre de 2011

De la buena relación entre el Estado y la empresa privada nace el progreso de los países: Alcalde Nebot

Es importante la buena relación entre el Estado y la empresa privada para el progreso de la ciudad y del país, pero cada uno debe de cumplir con sus deberes y obligaciones, señaló el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, durante el almuerzo-conferencia convocada por empresarios pertenecientes a las cámaras binacionales asentadas en la ciudad, el martes 27 de septiembre.

Con el título “Guayaquil, paradigma del Ecuador en el futuro”, en su conferencia el alcalde Nebot abordó el tema del inusitado desarrollo urbanístico y social que ha tenido la ciudad en las últimas dos décadas durante las administraciones de León Febres-Cordero, su antecesor, y su gestión actual, la tercera desde su elección por primera vez como Alcalde de Guayaquil en el 2000.

En el Centro de Convenciones, Salón Los Presidentes, y ante un centenar de empresarios pertenecientes a las cámaras binacionales que mantienen relaciones comerciales entre Estados Unidos, Alemania, Gran Bretaña, Canadá y España con Ecuador, el Alcalde guayaquileño resaltó su modelo de gestión que le ha permitido situar a Guayaquil como una de las ciudades de mayor desarrollo en Latinoamérica.

Recordó el estado de abandono y de desorganización en que se encontraba la ciudad, “nadie quería venir a Guayaquil y la gente, si podía, se iba de la ciudad, llena de basura, con un Municipio quebrado y lleno de pipones, pero todo eso cambió y yo diría que ahora está mejor que el Estado ecuatoriano y bastante mejor que el promedio de ciudades”, señaló.

Indicó que el progreso de la ciudad se debe a la administración adecuada de sus recursos, donde se destina el 85% del presupuesto municipal a la inversión en obras y el remanente para los gastos corrientes administrativos. La deuda municipal no llega al 5% de su presupuesto.

Importancia de la empresa privada
Los empresarios son importantes en una sociedad porque generan empleo, productos de calidad, divisas y progreso, pero el Estado tiene que cumplir con su deber de generar confianza, seguridad jurídica y condiciones para la producción, precisó.

El alcalde Nebot recordó que en una sociedad nace la posibilidad de progresar de la correcta relación entre Estado y empresarios privados, pues “los dos son indispensables e insustituibles, cada cual en su campo”. Señaló que la obligación de la empresa privada es pagar salarios justos, que permitan el bienestar del pueblo, generar divisas, crear productos de calidad, con la tecnología debida y con responsabilidad social.

Recordó que ambos, Estado y empresarios privados, tienen obligaciones. Entre las obligaciones del sector privado está “practicar un capitalismo humanista, sin dejar de ser lucrativo para permitir que trabajadores y pueblo tengan mejor calidad de vida y capacidad de pago para demandar”.

Destacó entre las obligaciones que tiene el Estado, las acciones para generar confianza, administrar con eficacia, honestidad, solidaridad, para permitir que la empresa privada nacional y extranjera invierta para que se genere empleo y para que el pueblo tenga la capacidad de demandar, comprar y pagar.

Seguridad jurídica
Precisó que el Estado tiene que patrocinar y practicar la garantía de la libertad, en el amplio sentido, la libertad de emprendimiento, pero también la libertad de opinión, y la seguridad jurídica.

“El Estado no puede cambiar las leyes todos los días. No se pueden inventar leyes para controlar el mercado, pues el mercado se regula, no se controla o prohíbe. El Estado está para regularlo y evitar los abusos, pero no para coartar la iniciativa ni la competencia, ni para complicar a la competitividad”, explicó.

El Alcalde Nebot también se refirió al rol fundamental del Estado para garantizar el acceso a los mercados “sin tener miedo a la integración del comercio, buscando ser aperturista, aunque en toda negociación hay costos, pero hay que procurar que los beneficios sean muchos más importantes que los costos”.

Señaló que un Estado tiene que saber que tiene en la empresa privada nacional e internacional su mejor aliado, porque la empresa hace lo que el Estado no sabe hacer y el Estado hace lo que la empresa privada no puede, no debe o no quiere hacer.

Advirtió que las medidas restrictivas al comercio y a la producción propician el contrabando y el desempleo.

Finalmente, la Primera Autoridad del Cantón recordó que Guayaquil ha sabido sumar y ser parte de la solución y no del problema para poder desarrollarse y “ambicionar lo que todavía falta por hacer y progresar en libertad y seguirá siendo paradigma de cómo se debe aspirar a vivir y de cómo se puede vivir mejor cada día”

No hay comentarios :

Publicar un comentario