miércoles, 4 de abril de 2012

Alcalde Nebot muestra con plano que monumento a Febres Cordero está fuera del área patrimonial

EL Concejo Cantonal de Guayaquil, en sesión realizada el jueves 4 de abril en el Salón de la Ciudad, resolvió rechazar la denuncia interpuesta por el Director de Patrimonio Cultural, Esteban Delgado, por la colocación del monumento en honor al ex Presidente de la República y dos veces Alcalde de Guayaquil, León Febres-Cordero.
El Alcalde Jaime Nebot, con plano en mano, explicó que el monumento temporal, compuesto por dos prismas de mármol negro, está instalado fuera del área que es considerada Patrimonio Cultural, según la declaratoria que data de julio 23 de 1982.
“El acuerdo de 1982 al que se ha hecho referencia por parte de Patrimonio Cultural, declara como tal al sector de las Peñas, exclusivamente, la Numa Pompilio Llona y parte de esa calle que hace el círculo del Fortín y luego dice, la Plaza Colón, que ustedes conocen donde está, y el entorno de entonces que es el templo de Santo Domingo, nada más es Patrimonio Cultural”, explicó.
Agregó que el documento expresa claramente que los Cerros Santa Ana y El Carmen son considerados solamente como zona de respeto y de influencia.
En días anteriores, para respaldar su posición, Patrimonio Cultural envió a la Municipalidad un plano con la señalización de las áreas de consideradas Patrimonio Cultural.
“Un plano es el reflejo de lo que se decide en un acuerdo, en una ley, en un decreto, en una norma. Si aquí en el acuerdo de 1982 se dice Patrimonio Cultural es lo amarillo, la zona de influencia es la verde, el plano, consecuencia de esa decisión no puede inventar una zona gris. Sin embargo, el Plano de Patrimonio lo inventa, pero mal, porque la inclusión de esta zona gris ilegal no les resuelve el problema porque el monumento sigue estando fuera de la zona gris”, puntualizó Nebot.
Agregó que dentro de ese plano se resalta como límite una línea roja que en realidad corresponde a un carril por donde circulaba un vagón destinado a llevar carga de la antigua Aduana, que estaba ubicada en lo que hoy es el Campus Las Peñas de la Escuela Politécnica del Litoral (Espol), “pero ni aun así, el monumento sigue estando fuera, incluso de esa línea roja”, subrayó.
El Alcalde también mostró una foto donde se aprecia la antigua configuración del sector donde ahora está colocado el monumento temporal. “Antes no existía la plaza, sino que era un lugar donde había lodo, piedras y agua. Con la construcción del Malecón 2000 se construyó también esa explanada”.
Acogerse al derecho a la resistencia
Respecto a la sentencia del Juez Temporal Octavo de Garantías Penales, Manuel Prieto, señaló el Primer Personero Municipal, se está resistiendo a una medida ilegal, por lo que, indicó, “no hay delito en resistirse, porque es un derecho constitucional, a la sentencia del juez Prieto. No puede ser delito porque es cumplimiento de la Constitución, además esa sentencia es inaplicable porque hace referencia a la resolución del Concejo con fecha 22 de junio del 2009, que resulta inexistente, pues no se ha tomado en esa fecha; además esa resolución se refiere al monumento secuestrado en la aduana y no al que se ha colocado en El Fortín”.
El Alcalde reiteró que la Constitución y el Código Orgánico de Ordenamiento Territorial Autonomía y Descentralización (COOTAD), que son superiores a la Ley de Patrimonio Cultural, le otorgan a la Alcaldía la facultad de colocar monumentos en el lugar que destine, inclusive en áreas de Patrimonio Cultural. “Aquí no hay delito, aquí hay facultades legales y constitucionales y que pese a aquello, ese monumento no está dentro del territorio considerado Patrimonio Cultural. Lo demás son opiniones que no tienen nada que ver con la ley”, concluyó.

4 comentarios :

Anónimo dijo...

Ya basta de ilegalidades y atropellos, por que patrimonio cultural?, que antes no aparecio ni de broma, para luchar por la reconstruccion de guayaquil, como lo hizo LFC y despues JNS (iniciales de nuestros dos ultimos alcaldes) ahora si aparece para atribuirse competencias que no posee, por que no retira entonces la valla publicitaria de la mal llamada revolucion ciudadana, que estorba (esa si) y contamina visualmente la fachada de la gobernacion del guayas,que esa si esta declarada patrimonio cultural y abajo en los vidrios esta llena de propaganda con microperforados impresos y una carita feliz en la pared de ingreso con rotulos chuecos y mal pegados, alli protesten señores de patrimonio cultural por atentar contra el ornato de nuestro edificio emblematico, reducto de malos comisarios, intendentes y gobernadores despedidos.
LFC vive en cada guayaquileÑo agradecido

WILLIAM VILLACÍS dijo...

Ya basta de ilegalidades y atropellos, por que patrimonio cultural?, que antes no aparecio ni de broma, para luchar por la reconstruccion de guayaquil, como lo hizo LFC y despues JNS (iniciales de nuestros dos ultimos alcaldes) ahora si aparece para atribuirse competencias que no posee, por que no retira entonces la valla publicitaria de la mal llamada revolucion ciudadana, que estorba (esa si) y contamina visualmente la fachada de la gobernacion del guayas,que esa si esta declarada patrimonio cultural y abajo en los vidrios esta llena de propaganda con microperforados impresos y una carita feliz en la pared de ingreso con rotulos chuecos y mal pegados, alli protesten señores de patrimonio cultural por atentar contra el ornato de nuestro edificio emblematico, reducto de malos comisarios, intendentes y gobernadores despedidos.
LFC vive en cada guayaquileÑo agradecido

DONA NORMA dijo...

JAIME NEBOT, CONFIAMOS EN TI Y EN TU INTELIGENCIA, DON DE GENTES Y LOGICA BIEN APLICADA! TU TIENES ESO Y MAS EN CAMBIO, LOS BURROS QUE ESTAN TRAS HACERLE DANO A GYE Y A LA IMAGEN DE SU PRIMER LIDER LEON FEBRES CORDERO, NO SABEN DONDE ESTAN PARADOS Y EL ODIO NO LOS DEJA VER, NO LOS DEJA OIR, NO LOS DEJA PENSAR... EL CORAJE DE VER A LOS ODIADORES DE LOS SOCIAL CRISTIANOS Y GUAYAQUILENOS DE NACIMIENTO, ( O NO), ME HACE PERDER LOS ESTRIVOS, POR TANTO, A LOS QUE NO SE SIENTEN BURROS LES PIDO DISCULPAS!

Anónimo dijo...

Para seguir con la tónica que le han dado la mayoría, por no decir todos los guayaquileños, desde el alcalde de esta ciudad, con un tono localista e imperativo con respecto al resto del país, aquí no tiene nada que ver el nombre del "homenajeado" ni mucho menos las diferencias políticas, peor aún caprichos y rencores. Los comentarios que hacen, y que seguirán haciendo son razonamientos viscerales, que lo único que revelan es el poco y escaso conocimiento de lo que son las leyes y de lo que es la historia.
Ahora bien, para entrar en el tema, en el verdadero tema que no es ni la política, ni el patriotismo ni el "guayaquileñismo" que le dan, sino el asunto urbanístico, ni siquiera urbanismo. Me pregunto, a quienes se les ocurrió implantar dicho monumento en "La Planchada" ¿se les habrá pasado por sus mentes el preguntar a un, bueno ni a uno, sino a varios arquitectos/urbanistas y demás entendidos en el tema sobre las consecuencias y distorsiones que traería su colocación? Supongo, y sin temor a equivocarme, que no.
Pues bien, analicemos algo, la altura del monumento es superior a los 4 metros, una persona mide 1,70 aproximadamente(ecuatoriano promedio), el espacio de la planchada no es precisamente el más amplio para esto, así que las formas de "apreciarlo" serían:
- pararte frente al monumento y alzar la cabeza, lo que hacer perder el detalle de la parte superior del mismo, y las consecuencias negativas hacia el cuello del hombre.
- pararte 15 o 20 metros de distancia frente al monumento y no ver ningún detalle del mismo.
- pararte a la misma distancia con binoculares.
- verlo desde arriba
Esto en cuanto a las formas de apreciarlo.

Haciendo referencia a la circulación tanto peatonal como vehicular, esta se entorpecería. En cuanto a los vehículos, de igual forma, es una calle altamente transitada, cerca de un túnel, ¿apreciar el monumento desde el carro? ¡Fatal!

Por otro lado, afecta directamente a Las Peñas, no guarda el estilo, no mantiene el orden, no es compatible con su contexto inmediato, es decir, sería un punto negro en una mancha blanca (y viceversa). Simplemente se está insertando en un lugar por el significado que tien, lo cual es SENTIMENTALMENTE ACEPTABLE, pero no puede ir más allá de eso. (No continúo haciendo referencia a esto para evitar malos entendidos).

En conclusión, para ergir un monumento en una ciudad se deben considerar varios aspectos:
- representación simbólica
- tratamiento estilístico
- aceptación
- ubicación

Es evidente que en este último aspecto es en el que menos se ha profundizado, ... no puede ser apreciado, no se relaciona con su entorno, afecta visualmente al panorama, son cosas que se debieron tomar en cuenta para elegir un lugar de Guayaquil donde este pueda ser verdaderamente apreciado por los guayaquieños.

Para terminar, ¿por qué el Municipio sí pidió autorización para levantar los monumentos representativos al mono, loro e iguana (los dos primeros no tienen ni la más mínima idea del concepto urbanístico) y para este caso particular no lo hace? Es notoria la dirección con la que quieren tratar el tema.

*En aquel entonces, Guayaquil no era ciudad patrimonial del Ecuador
*No le de tintes políticos al tema
**gente (no gentes)
**estribos (no estrivos)
**no ofenda ni a las personas ni a los burros
***

Publicar un comentario