martes, 24 de abril de 2012

Exposición “Círculos Mágicos” del miércoles 25 de abril al sábado 12 de mayo en el Museo Municipal de Guayaquil

Del próximo miércoles 25 de abril al sábado 12 de mayo, en la Sala de Artes Temporales del Museo Municipal de Guayaquil se llevará a cabo la exposición de “Mándalas”, titulado “Círculos Mágicos”. Una manera diferente de hacer arte y proyectar la creatividad y la esencia de los seres humanos.

La inauguración de este evento será el miércoles 25 de abril a las 19h00 y es organizado por la Asociación Mándalas del Ático dirigida por la maestra Ana María Gilbert de Adum y la Dirección de Cultura y Promoción Cívica del Municipio de Guayaquil a través del Museo Municipal de Guayaquil.

La palabra mándala proviene del sánscrito, y significa Círculo Sagrado. Es un símbolo sagrado de sanación, totalidad, unión, integración, el absoluto. Un mándala es básicamente un círculo, es la forma perfecta, y por ello representa el símbolo del cosmos y de la eternidad. Representa la creación, el mundo, Dios, el ser humano, la vida. Podríamos decir que todo en nuestra vida posee las formas del círculo. Desde el universo (el sol, la luna, los planetas) hasta el esquema de toda nuestra naturaleza, los árboles, las flores, etc. Todos siguen una línea circular. ¿Y qué decir del átomo o la célula? Todo lo que nos rodea tiene la forma de círculo. Que al mismo tiempo representan los ciclos infinitos de la vida. Si observamos nuestro cuerpo, nos daremos cuenta que todas nuestras formas son redondeadas, esto nos recuerda que somos sistemas dentro de sistemas, pertenecemos al Absoluto y el Absoluto está en nosotros.
Un mándala puede variar en color y diseño, pero básicamente se conforma de un centro y los cuatro puntos cardinales. Psicológicamente, los mándalas representan la totalidad de nuestro ser. Dado que reflejan la psique humana. Cada persona responde a ellos instintivamente, más allá de su edad, género, raza, cultura, etc.

Cuando nosotros trabajamos con los mándalas, es decir, si los dibujamos, si los pintamos, si caminamos sobre ellos etc. esto puede ser cómo un viaje hacia nuestra esencia, iluminando zonas del camino que hasta entonces habían permanecido obscuras y hasta ese momento ocultas, permitiendo que brote la sabiduría de nuestro inconsciente.

El mándala es una puerta hacia la zona más íntima del ser humano. Representa la condensación ordenante del universo. Mediante su diseño, contemplación y meditación el ser humano toma contacto con lo espiritual y se hace parte del todo armonioso, trascendiendo sus limitaciones presentes y las ataduras a su mundo material y conceptual.

Más información con Ana María Gilbert de Adum – Terapeuta Holística a los teléfonos 2831127, 09371400, 2295169 / AMAGIA ES: avenida Kennedy No. 103 y calle Francisco Boloña, junto al almacén Boyacá.

No hay comentarios :

Publicar un comentario