jueves, 28 de junio de 2012

Alcalde Nebot develizó monumento en honor al constructor Pablo Baquerizo Nazur



En el redondel ubicado en la Av. Isidro Ayora, a la altura de la Av. Enrique Grau, se realizó el martes 26 de junio el develizamiento del monumento en memoria del constructor Pablo Baquerizo Nazur, quien en la década de los 70, como miembro del Grupo Viviendas de Interés Social (VIS), edificó una de las primeras ciudadelas de Guayaquil: La Alborada.

La obra, de 1,70 metros de alto, fue realizada por el artista Hans San Andrés Tábara una vez que la Comisión de Erección de Monumentos y Denominación de Calles y Plazas del Municipio de Guayaquil aprobara su erección. La efigie se colocó sobre una base recubierta de mármol negro, rodeada de árboles y plantas ornamentales.

En el acto estuvo presente su familia, varios empresarios, amigos y el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, quien recuerda a Baquerizo Nazur como un empresario visionario. “Siempre tuvo visión y fe, siempre creyó, como debemos creer todos, que vivir con dignidad no es un privilegio de la gente pudiente; que se puede lograr que la gente pobre viva con dignidad cuando hay una empresa privada seria, responsable, con criterio social como él lo tuvo”.

Nebot resaltó la importancia de este proyecto urbanístico que marcó una tendencia en Guayaquil y que luego fue ampliándose para atender a más ciudadanos. “Hace más de 40 años pensar, entonces, en una ciudad satélite que fue lo que Alborada significó, era una especie de sueño bien difícil de realizar y creo que Pablo y sus socios lo lograron”.

Thalía Vivar de Baquerizo, esposa del constructor que falleció el 23 de agosto del 2007, resumió la biografía de quien, además, participó en la vida política del Ecuador como Ministro de Energía y Minas en el Gobierno de Sixto Durán-Ballén, trabajó en la construcción del Puente sobre el Río Guayas, organizó la visita del entonces Papa Juan Pablo II en el año 1985 y tuvo importantes logros como Presidente del Colegio de Ingenieros Civiles del Guayas, entre sus múltiples actividades.

El coro de la escuela que lleva el nombre de Pablo Baquerizo Nazur, en su honor, entonó al final de acto la canción “Gracias a la Vida”, como un homenaje a su memoria de parte de los estudiantes y moradores de la ciudadela Alborada.

No hay comentarios :

Publicar un comentario