miércoles, 27 de junio de 2012

Alcalde Nebot entregó el miércoles 27 de junio dos colegios: construcción total del plantel de Pascuales y reconstrucción del Alfonso Aguilar Ruilova



Veinticinco años tuvieron que transcurrir para que los profesores y estudiantes del colegio Unión Nacional de Pascuales tengan casa propia y un local funcional donde dictar clases. La obra fue entregada el miércoles 27 de junio, por el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, a directivos del plantel, profesores, estudiantes y padres de familia de la comunidad de Pascuales.

Momentos de alegría se vivieron en el interior del plantel, cuyas instalaciones son completamente nuevas. La emoción era doble porque no solamente iban a estrenar el local, sino que los habitantes de Pascuales comenzaron a dar la bienvenida a los nuevos inquilinos que estarán en ese lugar. Anteriormente, ese sitio abandonado se había convertido en guarida de ladrones porque funcionaba el primer mercado municipal que fue reemplazado por una mejor infraestructura.

Así, el colegio nocturno Unión Nacional que comienza a funcionar en ese sitio dejó las instalaciones de la escuela fiscal matutina “Alfredo Portaluppi Velásquez” donde por 25 años laboró ininterrumpidamente.

El rector del plantel, Luis Chacón, agradeció la labor del alcalde Nebot a través de la Municipalidad de Guayaquil y de la Universidad de Guayaquil, dos entidades que por medio de un convenio bipartito juntaron esfuerzos para conseguir el cometido: nuevas instalaciones y mobiliario.

Pero, Chacón también recordó un episodio de hace 24 años atrás, allá por el año 1987 que ante la falta de infraestructura y siendo en ese entonces gobernador del Guayas, Jaime Nebot, se intentó llevar esas instalaciones hasta un sector de la Prosperina y luego de mantener una reunión con la primera autoridad de la provincia del Guayas, esta dijo “el colegio de Pascuales se queda en Pascuales” y no fue trasladado a ningún sitio.

El miércoles fue un día especial porque los alumnos también celebraron. Jhonny Pincay y Kharla Rodríguez se mostraron contentos porque el próximo año serán la primera promoción que gradúe el colegio Unión Nacional y sin duda marcarán la historia del plantel.

Colegio Alfonso Aguilar Ruilova
Posteriormente, el alcalde Nebot llegó hasta la cooperativa Carlos Magno Andrade, donde inauguró el mejoramiento del colegio fiscal Alfonso Aguilar Ruilova. Ahí, el rector Manuel Ortiz no solo agradeció por la rehabilitación completa del plantel y sus nuevas aulas que hacen funcional las instalaciones que carecían de servicios básicos, sino porque el Municipio de Guayaquil en el año 2004 donó el terreno para que los alumnos tengan casa propia.

De esta forma, Ortiz aprovechó la oportunidad para dar gracias por las acciones recibidas y solicitar que se amplíe la donación de computadoras de 10 a una cantidad superior en los laboratorios de informática que ha dispuesto el Cabildo porteño.

Nebot, por su parte, anunció que continuará la remodelación de infraestructuras escolares con seis colegios más que se entregarán en los próximos días, aparte de un nuevo convenio que se suscribirá con la Unidad de Vinculación con la Colectiva de la Universidad de Guayaquil para seguir acometiendo con la rehabilitación de los planteles fiscales secundarios del cantón.

No hay comentarios :

Publicar un comentario