martes, 5 de junio de 2012

Grafitero cumple con trabajo comunitario por destrucción a la propiedad privada



Realizando una labor social, un joven de 17 años, cuya identidad mantendremos en reserva porque es menor de edad, aprendió que es importante cuidar el lugar donde vive; antes era uno más de los que se dedicaban a grafitear las paredes de las propiedades privadas.

“Hay que cuidar más la ciudad, porque nosotros vivimos aquí y rayarla es faltarle el respeto. Yo no sabía que era ilegal, que no estaba bien, no lo sabía”, señaló.

Durante siete días, el adolescente deberá pintar las paredes garabateadas de diferentes lugares de la ciudad como parte del trabajo social que le corresponde.

Acompañado de un Policía Metropolitano, empezó su tarea el lunes 4 de junio rasqueteando la pared en la esquina de las calles Bolivia y Av. Quito, donde había dibujos ilegibles de diferentes colores.

Paso seguido, con rodillo en mano, se encargó de emparejar el color crema del muro que quedó como si nada hubiera pasado. Es un trabajo que toma tiempo, pero que deja una gran enseñanza.

Según el artículo 425 de la Sección Tercera, Cuidado e Inventario de los Bienes, del Capítulo VIII del Código Orgánico de Ordenamiento Territorial, Autonomía y Descentralización (COOTAD): Es obligación de los gobiernos autónomos descentralizados velar por la conservación de los bienes de propiedad de cada gobierno.

El director de Justicia y Vigilancia del Municipio de Guayaquil, Xavier Narváez, explicó la sanción impuesta a este joven, encontrado en acción flagrante. “Por tratarse de un bien privado está sujeto a una reparación por el lapso de siete días privado de la libertad, a través de la compañía de un policía metropolitano”.

Narváez agregó que las sanciones pueden incluso ser más fuertes. “Cuando se trate de grafitis o cualquier otro medio de daños a propiedades públicas, pasos a desniveles, parques, entre otras, se convierte en un delito que puede ser sancionado hasta con dos años de prisión”.

Quienes denuncien a las personas que destruyan las propiedades privadas o públicas con rayones, grafitis, pinturas o cualquier otro tipo de acto delictivo, recibirán una recompensa de 1.000 dólares, resaltó el funcionario.

Sus denuncias pueden hacerlas en la Dirección de Justicia y Vigilancia, en el mezzanine del Palacio Municipal, Pasaje Arosemena o al teléfono 2599100, extensión 3058. Se guardará absoluta reserva.

No hay comentarios :

Publicar un comentario