lunes, 2 de julio de 2012

Alcalde Nebot entregó Puente peatonal zigzag con 12 quiebres que une a las universidades Católica y de Guayaquil



Cecilia Gen y María Esther Landires fueron unas de las primeras visitantes que atravesaron el Puente peatonal zigzag. Ellas todas las mañanas hacen ejercicios en el parque de la ciudadela Ferroviaria, pero motivadas por la curiosidad llegaron al sitio y después de conocerlo le iban a proponer a su instructora que a partir de este y todos los lunes, ese sitio sea el punto de concentración para sus caminatas matinales de inicio de semana.

Tanto Gen como Landires recorrieron tres veces el puente. Partieron desde la Av. Carlos Julio Arosemena, al frente de la Universidad Católica, y avanzaron caminando y hasta la Av. Kennedy, en las inmediaciones de la Universidad de Guayaquil.

Y así sucesivamente por tres ocasiones hasta que esperaron la llegada del alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, que acompañado de la vicealcaldesa Doménica Tabacchi; concejales, funcionarios municipales y público en general inauguraron el lunes 2 de julio, a las 09h40, el paso que atraviesa un ramal del estero Salado.

Así, todos juntos disfrutaron el paseo sobre el estero Salado en la construcción metálica, cobijados por la brisa marina y el olor del manglar. A cada paso contemplaban los detalles, los acabados como las jardineras, las áreas de observación, bancas y las ocho pérgolas distribuidas a lo largo de todo el recorrido que comenzó en la Av. Kenendy y concluyó en la Av. Carlos Julio Arosemena.

De esta manera, dos sectores de la ciudad desde ahora se mantienen unidos a través del puente peatonal que, en forma de zigzag, atraviesa el Salado para darle una nueva área de contemplación a propios y extraños.

El paso metálico de 220 metros de extensión, de 4 plataformas con camineras que forman 12 quiebres o ángulos, que puede soportar hasta 8 toneladas de peso, “es hermoso y novedoso”, dijo Nebot, quien explicó el uso fundamental que tendrá el puente para unir a las universidades Católica y de Guayaquil; a sectores como Urdesa, Miraflores, San Pedro, Bellavista, Ferroviaria y otros que están en áreas aledañas que están localizados a lo largo del malecón del Salado y de la Av. Barcelona.

Según Nebot, la obra mantiene un carácter simbólico porque representa como se pueden unir varios sectores de la ciudad y es una de las tantas obras que se siguen inaugurando y se inauguraran en los años venideros para seguir haciendo de Guayaquil más ciudad.

El primer funcionario que en su primer paseo por el paso peatonal era felicitado por los transeúntes que llegaron al sitio para conocer de cerca el puente, anunció que este tendrá vigilancia y se cerrará a las 23h00 e hizo un llamado a la ciudadanía para que colabore en el cuidado de esta obra que enaltece al puerto principal.

“Seré inflexible con cualquier vándalo”, manifestó al solicitar que los habitantes de Guayaquil no permitan que la pública se deteriore porque es construida con dinero del pueblo y “al pueblo le tocará cuidar a ciudad”.

No hay comentarios :

Publicar un comentario