martes, 3 de julio de 2012

Alcalde Nebot inauguró el martes 3 de julio, Iglesia al pie del estero Salado



Ante decenas de feligreses que llevados por su fe concurrieron el martes 3 de julio hasta la Iglesia de la Ascensión del Señor del Campanario, en las calles Alcedo y la 21, en el Suburbio oeste, el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, inauguró esa casa de oración.

Nebot, la vicealcaldesa Doménica Tabacchi, concejales y funcionarios de la Fundación “Guayaquil Siglo XXI” fueron recibidos por el arzobispo de Guayaquil, Monseñor Antonio Arregui, quien acompañado de los fieles devotos recorrieron el templo que yergue al pie del estero Salado.

Según Nebot, la Iglesia representa un nuevo ícono turístico para ser visitado por propios y extraños porque desde las riberas se puede observar la nueva estructura metálica que cuenta con un área recreativa y una estilizada torre de campanario, de metal y concreto, de más de 20 metros de altura, que se levanta a un costado.

Durante la inauguración, Nebot mostró imágenes de la anterior infraestructura que fue construida con recursos económicos de los devotos y como fue levantada con el trabajo de los mismos feligreses tenía problemas de asentamiento, sus paredes estaban agrietadas y el piso cuarteado, con grave riesgo de hundimiento.

“La iglesia fue reconstruida porque así no podía continuar y se cumplió el compromiso que se asumió cuando se hizo la regeneración urbana en estas casas ribereñas al pie del estero Salado. En los próximos días voy a entregar la última etapa de la regeneración en este sector que va desde el puente Patria hasta el puente Portete. Ahí las casas ribereñas han sido refaccionadas, hay parques, mobiliario urbano. Todo para mejorar la calidad de vida de ustedes”, señaló Nebot.

Cabe indicar que la capilla fue reconstruida completamente con hormigón armado y cuenta con nuevas redes de aguas servidas; cableado eléctrico y telefónico subterráneo, nuevos ventanales, vitrales de aluminio y vidrio, pisos de cerámica, tumbado, barandas metálicas y nueva iluminación que en el día se complementa con modernos tragaluces. Además, se ha instalado un baptisterio (pila bautismal), presantuario, capilla del Santísimo, prebisterio, altar mayor, ambón, sede y sacristía.

Con más de cuarenta y cinco años y se fundó bajo la orden de los Padres Capuchinos con el nombre de Cristo Resucitado, fue demolida debido a su vetustez para dar lugar a la nueva edificación ejecutada por el Municipio de Guayaquil, a través de la Fundación “Guayaquil Siglo XXI”.



No hay comentarios :

Publicar un comentario