viernes, 30 de noviembre de 2012

Guayaquil midió su capacidad de respuesta en simulacro de terremoto durante jornada del viernes 30 de noviembre


La capacidad de respuesta de instituciones públicas y privadas para enfrentar un terremoto de 7,8  grados,  poniendo en práctica 11 protocolos, resultó positiva tras el simulacro realizado el viernes 30 de noviembre y que constituye el segundo que se realiza en Guayaquil con el propósito de prepararse para enfrentar posibles desastres naturales.

El ejercicio, que comenzó en horas de la madrugada, tuvo como sede principal la Sala de Crisis de la Corporación Municipal para la Seguridad Ciudadana de Guayaquil (CSCG), ubicada en la Av. Juan Tanca Marengo, al norte de la ciudad, convertida por lo mismo en el centro de operaciones del Sistema de Comando de Incidentes (SCI).

El Comité de Operaciones Emergentes -COE Cantonal, integrado por alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, quien lo presidió, junto con representantes de 52 dependencias públicas y privadas, más 20 observadores nacionales y 8 evaluadores internacionales de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y su oficina de Asistencia para Desastres en el Extranjero de Latinoamérica (OFDA/LAC), se reunió inmediatamente para proporcionar los primeros datos sobre la magnitud de los efectos del evento. 

“Lo que se va a observar hoy es la capacidad de respuesta frente a los desastres que se presenten en todo el día y cómo estamos preparados para cubrir las áreas más sensibles como agua potable, energía, salud, lugares de refugio, comunicaciones, control policial y todo aquello que se afecta realmente cuando se produce un terremoto, una inundación o cualquier fenómeno físico”, señaló el alcalde Jaime Nebot.

El trabajo de las mesas sectoriales permitió hacer un ejercicio práctico de simulación, donde se validó la información necesaria para mantener las buenas prácticas y corregir los límites en la coordinación y traslado de información para los tomadores de decisiones.

Entre las maniobras y ejercicio preventivos que se efectuaron estuvo un simulacro de conato de incendio en la Terminal Terrestre. La evacuación de dicho edificio se efectuó en un tiempo de 15 minutos y se logró sacar a aproximadamente 1.500 personas con el apoyo de Bomberos, Policía Nacional, Comisión de Tránsito y Fuerzas Armadas; otro incidente fue una fuga de gas cloro en la planta de tratamiento de agua potable de Guayaquil, operada por Interagua, que amenazó a habitantes de 36 viviendas ubicadas aledañas.

Academia Naval Almirante Illingwort
Otro de los incidentes de registró en la Academia Naval Almirante Illingwort, donde los directivos, docentes y personal administrativo demostró que está listo para enfrentar cualquier desastre natural, ya que evacuaron las instalaciones del plantel con 6.500 estudiantes en tan solo 3 minutos; mientras que la unidad de Fuerza del Cuerpo de Bomberos llegó para rescatar a 4 personas que estaban atrapadas en un edificio de mantenimiento.

Las labores duraron cerca de 25 minutos y como resultado tres personas resultaron heridas y con asfixia, mientras que una perdió la vida. Durante el simulacro, se observó el nivel de respuesta del plantel educativo que está listo y preparado para asumir cualquier emergencia porque están dotados de equipos, infraestructura y en funcionamiento la unidad de primeros auxilios que una vez dada la alerta del terremoto actuó para atender la urgencia.

En ese local, tanto estudiantes, como profesores, personal administrativo y de servicio colaboraron en la evaluación de asfixiados y heridos leves como producto de la desalojo de las aulas. Ambulancias del Cuerpo de Bomberos llegaron hasta el sitio para trasladar a los heridos hasta diferentes casas de salud.

No hay comentarios :

Publicar un comentario