miércoles, 6 de marzo de 2013

De hipertensión, cefaleas y traumatismos padecen los damnificados albergados en ZUMAR

Con sudoración fría y cefalea ingresó Aníbal  Aguilera, de 56 años, a emergencia del hospital del Polifuncional de Zumar la tarde del pasado martes. En una cama cercana, Ivon Tobar sufría una crisis de hipertensión arterial, cefalea, dolor de cuello y espalda.

En la sala, los médicos Patricio Toledo y Miguel Jurado cuidaban de los pacientes, quienes permanecen en el albergue de Zumar, luego de perder sus viviendas y bienes a causa de la fuerte lluvia que cayó sobre la ciudad la noche del pasado sábado.

El doctor Miguel Morla, funcionario de la Dirección Municipal de Salud, aseveró que entre sábado y domingo en dicho centro hospitalario se atendieron a 510 damnificados, quienes en su mayoría presentaba crisis de hipertensión y fuertes dolores de cabeza; mientras que en las brigadas médicas que se desplazaron hasta las zonas afectadas se atendieron a 1.200 personas entre lunes y martes.

En el caso de los menores de edad fueron atendidos por fiebre, problemas respiratorios, descompensación y hasta por traumatismos leves. No obstante, Morla descartó la existencia de casos de enfermedades tropicales como cólera, dengue o paludismo, males que -por lo general- se presentan cuando las aguas han bajado su caudal.

El director municipal de Salud, Ernesto Romero Toro, dijo que debido a la emergencia se mantienen operativos los hospitales del Día Ángel Felicísimo Rojas, ubicado en el Km. 11,5 vía Daule; Samuel Ratinoff, en la calle 22 NO (antes Dr. Honorato Vásquez), así como el del
Polifuncional de Zumar, en el bloque 11 de Bastión Popular, atrás del plan habitacional municipal Mucho Lote.

Como actividad complementaria, la Municipalidad de Guayaquil, a través de la Dirección de Salud, trabaja en la fumigación de canales anegados y áreas afectadas por las lluvias.

No hay comentarios :

Publicar un comentario