lunes, 4 de marzo de 2013

Zumar alberga a 19 familias afectadas por el invierno

*Alcalde Jaime Nebot presidió el lunes 4 de marzo reunión de Comité de Emergencia Cantonal
*Municipio de Guayaquil verifica estado de las viviendas de los damnificados

El Municipio de Guayaquil procedió el lunes 4 de marzo a verificar la situación registrada en cada una de las viviendas de los damnificados albergados en el Centro Polifuncional ZUMAR, quienes fueron afectados por la intensa lluvia que, acompañada de tormentas eléctricas, se registró por más de cuatro horas la tarde y noche del sábado en esta ciudad.

Previo a esta tarea, en las instalaciones de la Corporación para la Seguridad Ciudadana de Guayaquil se instaló, a las 06h00, el Comité de Emergencia  Cantonal  bajo la dirección del alcalde Jaime Nebot, quien reconoció que la acumulación de agua junto a la marea alta empeoraron la situación.

“El drenaje pluvial y de aguas lluvias funciona bien sino fuera así cuando la tabla de marea toma su ritmo normal la ciudad no podía haber evacuado las aguas en apenas tres o cuatro horas”, explicó Nebot tras referir que la lluvia del pasado sábado puede ser considerar como “anormal” ya que en ciertos sitios llegó a 160 milímetros, seis y siete veces más que lo normal.

A esto se suma el hecho que coincidió con una subida de manera de 1,20m por encima de la tabla de agua de 5 metros que estaba prevista, acotó el burgomaestre.

Para evitar que estos problemas vuelvan a registrarse, el primer funcionario municipal insiste en la necesidad del dragado de los ríos que no se dragan desde 1968, labor que ahora ha retomado SENAGUA y representará un beneficio para la ciudad.

Una vez que las aguas bajaron en los sectores afectados, Nebot pidió a los bomberos colaborar lavando las calles, una vez que se ha retirado la basura y la palizada acumulada. Ordenó, además, a la Dirección Municipal de Salud priorizar los trabajos de salud y fumigación en dichas áreas.

Damnificados
En el Centro Polifuncional Zumar, la mayoría de los 19 damnificados pertenece al sector de la Sergio Toral II, Voluntad de Dios y La Ladrillera, donde sus viviendas fueron anegadas en su totalidad perdiendo unos afectados sus enseres y otros hasta sus casas.

Víctor Chávez, padre de tres hijos, fue uno de los afectados. “Yo no estaba en casa pero cuando llegué vi a mi mujer sujetándose de un poste para no caer en las torrentosas aguas”, repetía con insistencia mientras observaba el sitio donde hasta el sábado por la tarde estaba su casa. Su vivienda edificada, junto a un canal de aguas lluvias, fue arrasada en su totalidad mientras que sus aves se ahogaron.

Frente a este predio estaba el de Jessenia Holguín, casa que también sucumbió ante la fuerza de las lluvias que ocasionó que el caudal del canal que pasa por el sector aumente más de un metro.

Berta Mosquera, madre de 4 niños, asegura que aquella noche era como el fin del mundo. Sus vecinos la ayudaron a salir y buscar refugio en Zumar, sitio donde recibe alimentación hasta que se supere el problema.

En Zumar, su salón principal, sus salas de capacitación se convirtieron en dormitorios, con literas y biombos que dividen a cada familia. En el sitio está también Mariela Álava; Paola, su hermana; y su hija de un año que dormía plácidamente.

Carmen Castro, del sector de la Ladrillera, otra de las afectadas, agradeció al alcalde Jaime Nebot por el apoyo que les ofrece, mientras Dionisio Ortiz junto a Aracely Alcívar pedían ayuda para recuperar sus bienes.

Hasta que se normalice la situación, la Municipalidad de Guayaquil entregará raciones alimenticias a todos los afectados.

En esta oportunidad, Nebot aprovechó la oportunidad para pedir a la ciudadanía hacer conciencia a la hora de construir. “No edificar junto a canales de aguas lluvias o de drenaje tampoco en laderas”, insistió el burgomaestre, quien mantiene intensas reuniones de trabajo con los miembros del Comité de Emergencia Cantonal.

No hay comentarios :

Publicar un comentario