miércoles, 19 de junio de 2013

Alcalde Jaime Nebot entregó el miércoles 19 de junio, 350 becas de amparo a estudiantes que quedaron huérfanos


La Plaza Rodolfo Baquerizo fue el escenario donde 350 niños y adolescentes, de ambos sexos, acompañados de un representante recibieron el miércoles 19 de junio, la ayuda económica, pases de la Metrovía y una mochila con útiles escolares del Municipio de Guayaquil para seguir estudiando y no interrumpir los estudios, pese a que han perdido a uno de sus padres y en algunos casos a ambos.

Así, Javier Luque Pin, estudiante de Tercero de Bachillerato, del colegio Francisco de Orellana, recibió de manos del alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, la Beca de Amparo que consiste en apoyar a alumnos de colegios y escuelas fiscales o particulares populares para que continúen sus estudios ante la pérdida de uno de sus padres, en este caso ante la ausencia de Francisco Luque quien falleció el 24 de febrero del 2012 debido a una enfermedad crónica.

Tania Rosales, madre de familia, a nombre de sus seis hijos que quedaron huérfanos a tan temprana edad, agradeció al alcalde Nebot por impulsar este programa social a través de la Dirección de Acción Social y Educación (DASE) del Cabildo porteño.

Tanto Luque como Rosales vivieron la misma experiencia de la pérdida de un ser querido como el caso de Angie Yanga, una adolescente de 13 años que se educa en noveno año de educación básica del colegio Guayaquil que, ante el infortunio, mostraba pesar por el fallecimiento de su padre Lucas Yanga a consecuencia de un infarto hace siete meses atrás.

Para el alcalde Nebot quien se encargó de solemnizar este evento fue duro reconocer los momentos de dolor y angustia que viven los beneficiados de las becas de amparo a quien les dijo que “contra ese daño de la muerte no hay remedio, pero si a dicha tragedia se le agrega una adicional como es la deserción estudiantil de los hijos debido a la falta de recursos es más trágico todavía”.

Por eso, anunció que impulsó este proyecto cuya iniciativa es favorecer a los niños y adolescentes para que no abandonen sus estudios y así la Alcaldía de Guayaquil garantizarles que culminarán sus estudios con el apoyo de la corporación edilicia porque la educación es un derecho de todos y con este proyecto se pretende defender y hacer cumplir ese derecho fundamental.

La beca consiste en entregar cada año, una mochila con útiles escolares y una tarjeta de la Metrovía cargada con pasajes escolares. Los directores de establecimientos educativos particulares populares reciben un monto de hasta UD$ 200 anuales para contribuir con los gastos de matrícula y pensión del año lectivo de cada estudiante favorecido con esta beca.

No hay comentarios :

Publicar un comentario