lunes, 28 de octubre de 2013

Municipio de Guayaquil rindió homenaje póstumo a ex vicealcalde Luis Chiriboga Parra el lunes 28 de octubre en el Salón de la Ciudad


La Municipalidad de Guayaquil ofreció un acto de homenaje póstumo al ex vicealcalde y hombre público guayaquileño, Luis Chiriboga Parra, cuyos restos mortales permanecieron durante la mañana del lunes 28 de octubre en el Salón de la Ciudad, donde recibió las despedidas de los funcionarios municipales, acompañado de sus familiares y del público en general.

Pasadas las 08h15 el féretro del ilustre guayaquileño llegó al Palacio Municipal y fue instalado en el centro del Salón de la Ciudad, donde poco después se inició el acto de Homenaje Póstumo que le rindiera la Municipalidad de Guayaquil.

Hombre inolvidablemente bueno
Una vez que se leyera el Acuerdo de Condolencia expedido por la Alcaldía de Guayaquil en que se resaltó la hoja de vida de Don Luis Chiriboga Parra jalonada por su imperecedero afán de servicio a los demás y la irremediable pérdida que significa su partida para la ciudad, como marco para el pronunciamiento municipal, una de sus colaboradoras y funcionaria municipal, Marigloria Cornejo, destacó la trayectoria clara y diáfana de su vida. “Era un hombre inolvidablemente bueno”, señaló en su alocución al resaltar las incontables personas agradecidas por algún servicio que desinteresadamente les prestó Don Luis Chiriboga.

El Alcalde de Guayaquil, durante su intervención, también resaltó la personalidad del destacado guayaquileño enmarcada por su capacidad de servir y de darse a los demás “como un hombre dado al servicio social, presidente activo, recordado de la Cruz Roja, miembro activo, eficaz de la Junta de Beneficencia de Guayaquil, o como el servidor público probo y entregado”.

Recordó que amó al deporte, no solo al punto de ser el ejecutor del Mundial de Natación de 1982, y capaz de ser presidente exitoso del Club Sport EMELEC, sino de fundar la Liga Luis Chiriboga Parra en el corazón del suburbio, “donde dejó su vida y parte de su corazón”.

La primera autoridad municipal resaltó su trayectoria, en el campo privado, como el ciudadano probo  que escaló peldaño por peldaño, una carrera bancaria hasta llegar a representar dignamente a su sector nacional e internacionalmente, en el campo público, como Jefe Político, como presidente de CEDEGE en el gobierno de León Febres Cordero; como el vicealcalde de 8 años de León Febres Cordero, como Vicealcalde de 9 años de quien habla, “como el servidor que hasta el último día hábil de su vida, el viernes pasado y pese a sus limitaciones de salud, concurrió a trabajar como siempre aquí en su despacho”.

Señaló que pese a sus múltiples desempeños, tanto públicos como privados, “es más fácil y humano recordarlo simplemente como el “gringo Chiriboga”, ese hombre franco, cordial, sencillo, jovial. Ese guayaquileño auténtico, sin poses, pero orgulloso, y altivo. Ese fue sin duda Luis Chiriboga”

“Ciudadano de esos raros ciudadanos que pudo practicar, sentir y recibir lo que Olmedo siempre sostuvo: El poder público no es una carga, el poder público es un servicio; y no se puede esperar de él ninguna otra recompensa que no sea el cariño y la gratitud de los ciudadanos y Luis Chiriboga la recibió en vida, como pocos, como debe ser”, expresó.

Aseguró que las actuales generaciones y las futuras tendrán como ejemplo de hombre de bien su nombre y “…este Municipio tiene que reconocer con su nombre, y para el futuro, uno de los más importantes sitios de la ciudad y erigirle el busto que lo perennice con afecto y sobre todo, con derecho”.

“Paz en la tumba de este querido y gran amigo, de este gran guayaquileño, y, sobre todo, de un hombre que solamente quiso, pudo y logró servir a los demás”, subrayó el Primer Personero Municipal.

Pasadas las 10h30 y después de las alocuciones en agradecimiento de su dos hijos, Luis Alberto y Leonardo Chiriboga Biaggi, el féretro fue trasladado desde el Salón de la Ciudad a su última morada en el Camposanto Parque de la Paz.


No hay comentarios :

Publicar un comentario