viernes, 15 de noviembre de 2013

Alcalde de Guayaquil inauguró el viernes 15 de noviembre, el Museo de la Arcilla en el Parque Lineal del Salado, junto al Club Náutico


Un Museo con la exposición del conjunto escultórico “Arcilla en la Historia” en memoria de María Eugenia Puig Lince, ilustre poetisa, escritora y diplomática guayaquileña quien nació en 1919 y falleció en el año 2001, se abrió desde el viernes 15 de noviembre en el Parque Lineal de la Av. Barcelona, junto al Club Náutico del Salado.

Las instalaciones que han sido construidas por el Municipio de Guayaquil y como anunció el Alcalde de Guayaquil, durante el acto de inauguración, constituyen un nuevo espacio para la historia, la escultura y el arte del pueblo porque recrean la historia de Guayaquil y de Ecuador en 14 murales elaborados en arcilla.

Los 14 murales que son: Danza chamánica; La Conquista; La Colonia; La Ilustración; Los Astilleros de Guayaquil; Próceres del 10 de Agosto de 1809; Matanza del 2 de Agosto de 1810; Revolución de Octubre de 1820; Batalla de Pichincha; La Manumición de los esclavos; La Revolución Alfarista del 5 de Juniio de 1895; Danza del sincretismo; La Migración del Siglo XXI; y Guayaquil y la regeneración urbana, están expresados en 4 momentos de la vida como sociedad que son: las danzas rituales en las que se muestran a nuestros orígenes; la Conquista española; la Emancipación Nacional; y nuestra vida como pueblo, luego de obtener la Independencia.  

La obra pertenece a la escultora Norma Cadena Navarro, quien ha trabajado en los murales desde hace 5 años mostrando una artística visión de nuestro pasado. Los murales han sido elaborados en barro y quemados a fuego destacando coyunturas que permitieron su evolución poniendo en relieve el nombre de los personajes que hicieron realidad estos cambios. 

Según el alcalde de Guayaquil, “el nuevo museo rinde homenaje y es reconocimiento al olvido a una gran poétisa y gran intelectual como fue María Eugenia Puig” y quien pidó que al morir que sus cenizas sean esparcidas en el río Guayas como última voluntad. 

Familiares de la patrona del Museo agradecieron y se sintieron honrados por que al Concejo Cantonal de Guayaquil resolvió denominar el Museo de Arcilla con su nombre por rendirle homenaje a su memoria porque fue una fervorosa amante de su ciudad y enriqueció las letras y la cultura de nuestra patria. 



No hay comentarios :

Publicar un comentario