miércoles, 18 de diciembre de 2013

Alcalde Nebot entregó plantel educativo reconstruido y con nuevo mobiliario al sur de la ciudad el miércoles 18 de diciembre


Con un acto emotivo donde se agradeció el gesto y espíritu de colaboración del Municipio de Guayaquil, el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, entregó el miércoles 18 de diciembre, a las 08h30, en Fertisa, en la cooperativa Santiago Roldós, las nuevas instalaciones de la escuela fiscomisional Néstor Astudillo a la comunidad educativa y a los moradores de ese sector de la ciudad.

Nuevo plantel porque prácticamente funciona en unas nuevas instalaciones que ahora tienen un contrapiso al nivel de la pavimentación de las calles, ya que el anterior patio y aulas estaba 60 centímetros debajo de ese nivel y durante el invierno los estudiantes tenían que soportar las inclemencias del clima y caminar  en medio del agua.

Pero no solo esos eran los cambios. Las aulas fueron refaccionadas completamente, al igual que el mobiliario con sus 16 pizarras acrílicas y 178 pupitres. Así, a la elevación de piso de aulas de la planta baja del bloque viejo se sumaron la remodelación de baterías sanitarias, nuevas cubiertas, el mantenimiento de los sistemas eléctricos sanitarios, un nuevo cerramiento perimetral con otro ingreso, la pintura interior y exterior del plantel y un recién estrenado bloque de edificio que con 8 aulas que se impone como símbolo de la generosidad y de la contribución que hizo el Municipio de Guayaquil a través del programa de Mejoramiento de Infraestructuras Escolares de la Unidad de Vinculación con la Colectividad de la Universidad de Guayaquil.

Según la rectora del plantel, Hellen Cerillo el local escolar que tiene 32 años de existencia se ha levantado, poco a poco, con la ayuda de la Fundación Munera, Club Rotario y Municipio de Guayaquil y agradeció personalmente al alcalde Nebot la gestión ejecutada en su actual administración “porque la mejor virtud del ser humano es ser agradecido”.

Posteriormente, el director del Departamento de Vinculación con la colectividad de la Universidad de Guayaquil, Carlos Hernández, hizo un recuento de la inversión de 20 millones de dólares que realizó el Cabildo porteño en los cuatro convenios que hizo con el alma máter para la refacción de los planteles escolares donde se mejoraron más de 605 escuelas fiscales y 40 colegios fiscales, lo que ha beneficiado a miles de alumnos de planteles gubernamentales porque “se cumplió técnicamente y a cabalidad con el compromiso adquirido con el Municipio de Guayaquil” y terminó su alocución agradeciendo la oportunidad de trabajar y de servir a Guayaquil.

Selló el acto, el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, quien recordó el primer recorrido que hizo en el plantel hace dos años atrás y donde no había ninguna de las refacciones que se han hecho ni el mobiliario que se ha donado actualmente.

El primer personero municipal dijo que cuando se adoptó la decisión de mejorar ese plantel, se planteó y se ha ejecutado “yo no soy por formación porque además no tengo necesidad de aquellos que dan la vuelta y dan la vuelta a las cosas. Los que no hacen nada tienen mucho qué explicar, entre otras cosas para justificar porque no hacen nada…. Aquí está la obra, la están disfrutando, la van a usar y la están viendo y ustedes saben mejor que yo cuáles son las ventajas porque ustedes sufrieron las desventajas durante muchísimos años”.

Asimismo, el funcionario anunció que se les instalará el laboratorio de inglés al plantel y nuevas tablets a los 25.000 bachilleres que se gradúen de los colegios fiscales de esta promoción en este año lectivo 2013-2014 como herramienta de trabajo, que se suman a los textos gratuitos, laboratorios de computación y de inglés, becas de amparo para niños huérfanos especiales y premios a la excelencia estudiantil otorga la corporación edilicia a los alumnos fiscales y fiscomisionales.


No hay comentarios :

Publicar un comentario