lunes, 28 de abril de 2014

34 nuevos maestros en Mecánica Automotriz se graduaron en el Centro Artesanal Municipal “Huancavilca, el viernes 25 de abril





Ataviado con su capa y birrete, orgulloso de obtener un nuevo  logro en su carrera estudiantil, permanecía Joel Nicolás Cercado, de 19 años, un joven con discapacidad intelectual que junto a 33 compañeros, la mañana del viernes 25 de abril se incorporó como “Maestro de taller en la rama de Mecánica Automotriz”, en el Centro Artesanal Municipal N°9 “Huancavilca”.

Cercado fue uno de los 34 estudiantes graduados en el establecimiento municipal ubicado en las calles 15 y Portete, suroeste de Guayaquil, que hoy ve más cerca su anhelo de trabajar y ser el sustento de su hogar, sobre todo, apoyarla económicamente a Gardenia Cercado, su progenitora, una madre soltera de dos adolescentes.

Durante los tres años de estudio, el joven guayaquileño financió sus pasajes, desde el Guasmo Central, donde vive, en compañía de su madre y hermano, hasta el centro municipal “Huancavilca”, con la ayuda del reciclaje. Marco Olmedo, su profesor guía, recordó que Joel  recolecta botellas a la salida de  clases, para luego venderlas. “Es muy despierto, y sobre todo trabajador”, afirmó de él, lo que fue sustentado por sus calificaciones, anunciadas por la directora del plantel, Isolda Moreno,  “Joel Cercado se gradúa con 9, equivalente a sobresaliente”.

Elizabeth Correa, una vecina que le cogió afecto y que le inculcó desde niño el amor al estudio y quien le enseñó a hablar ante un espejo, por la dificultad que tenía para pronunciar las palabras y comunicarse con sus pocos amigos, estaba feliz de ver a Joel como un maestro artesano en la rama de Mecánica Automotriz y sobre todo, porque en el barrio ya nadie podrá llamarle con apodos despectivos.

Unas sillas más adelante, Walter Loor, de 30 años y padre de dos niñas, esperaba ansioso recibir también su título artesanal, no solo por la oportunidad de conseguir un mejor trabajo, sino por ver cristalizados sus sueños, los que tuvo desde niño cuando desarmaba y armaba sus carros.

Loor estaba contento con su título, a más de que él formaba parte del grupo de los 10 alumnos exonerados por haber ingresado al centro municipal al haber concluido el ciclo básico, antes de terminar sus estudios fue contratado como maestro en un colegio técnico particular, en el que labora desde hace un año, Su maestro de mecánica automotriz, Manuel Garay, compartía con él esta satisfacción.

En el grupo de graduados, estaba también Rogelio Rojas, de 47 años, padre de familia y pastor evangélico de la iglesia Pentecostés que funciona en la cooperativa 12 de Mayo de la Isla Trinitaria, quien durante la ceremonia solemne de incorporación, intervino con una reflexión que resaltaba la importancia de aspirar siempre a más para alcanzar  las metas.

Otro alumno destacado fue Edson Caicedo Bermúdez, quien fue designado el mejor estudiante de su promoción, quien en su intervención en representación de los graduados destacó y agradeció la labor del centro municipal por la enseñanza y la oportunidad de progresar que eso significa.

Cada uno de los incorporados rindió pruebas orales sobre legislación, formación humana y teoría, además de los exámenes prácticos que hicieron ante un jurado conformado por representantes de la Junta Nacional  del Artesano, Ministerio de Educación y Ministerio de Relaciones Laborales.



No hay comentarios :

Publicar un comentario