miércoles, 11 de junio de 2014

Municipio de Guayaquil asume medidas para enfrentar un posible fenómeno del Niño, anunció el alcalde Jaime Nebot

Ante la posibilidad de presentarse próximamente el fenómeno de El Niño en las costas ecuatorianas, el Municipio de Guayaquil está asumiendo una serie de medidas preventivas para paliar sus efectos en la ciudad. Así lo anunció el alcalde Jaime Nebot durante una entrevista radial el miércoles 11 de junio.

Entre estas medidas, se ha adelantado la limpieza de todos los canales de desfogue de aguas lluvias que existen en la ciudad; se está inventariando también el estado de los árboles, para detectar aquellos que hay que remover porque puedan causar daño y cuáles hay que podar, por la misma causa.

También, dijo, se están tomando en cuenta los sitios vulnerables de inundaciones en la ciudad, como son los sectores de La Ladrillera,  al sur, ciertas zonas en Monte Sinaí, al norte, y  parte de Unión de Bananeros, en el Guasmo Sur, lugares donde se hará un levantamiento, profundización y enderezamiento de canales y demás obras que hay que hacer al respecto para precautelar a la población.

“Estamos acabando de adquirir una serie de equipos de emergencia, desde botes de goma hasta mini plantas y minicomponentes de electricidad para ubicarlos en su momento donde se los pueda necesitar. Todo esto va acompañado de una campaña de comunicación, de prevención. La gente tiene que saber que no puede seguir echando basura en los canales, que no puede seguir tapando las alcantarillas, porque se puede causar un daño grande a sí mismo, a su familia, a su barrio, a su comunidad y a la ciudad, de manera que hay que difundirlo y sancionarlo si es el caso”, subrayó.

Estamos a tiempo para tomar ciertas medidas, indicó, pero advirtió que cuando viene un fenómeno natural con las características que tiene El Niño,  es imposible decir que no va a ver ningún perjuicio, porque en estos fenómenos naturales siempre hay perjuicio, “por lo que se busca la mayor prevención posible, la mayor eficacia posible durante el problema y, luego, la rapidez para poder paliar las consecuencias y, dentro de eso, el concepto de que cada autoridad se dedique a hacer los suyo. Hay que coordinar, sumar, pero eso no implica que se pueda eludir el deber de cada autoridad, local, provincial o nacional, de hacer los suyo, y eso, la ciudadanía debe vigilarlo muy de cerca”

La vital importancia de dragar los ríos
Cada cual debe asumir sus responsabilidades, insistió, tanto a nivel del Gobierno Nacional, como de la Prefectura del Guayas, y una responsabilidad principal es el dragado de los ríos Daule y Babahoyo, que conforman el Guayas. Si no se hace, que no se lo ha hecho desde hace muchísimo tiempo,  no hay donde drenar. El sistema de drenaje de las ciudades puede funcionar, pero el drenaje para que funcione necesita que el agua se conduzca hacia sitios más bajos y si eso no se puede porque el lecho del río ha subido por falta de dragado, “todo se complica terriblemente” advirtió el Alcalde de Guayaquil.

“Aquí va a ver muchas ciudades en la cuenca del río Guayas que van a sufrir, por falta del dragado, graves problemas de inundaciones”, alertó.

La ampliación del Malecón Simón Bolívar
Al referirse al anuncio del Presidente Rafael Correa de ampliar el Malecón Simón Bolívar desde el Club de la Unión hasta el puente peatonal sobre el río Guayas hasta la isla Santay, alrededor de un kilómetro y medio de longitud, el alcalde guayaquileño observó que lo que en campaña había ofrecido el Primer Mandatario es un malecón de 42 kilómetros de longitud, desde Pascuales hasta Puerto Nuevo.

En este sentido recogió lo dicho por el presidente Correa que observaba que no tenía el apoyo municipal para realizarlo, lo que fue aclarado inmediatamente por el Alcalde de Guayaquil, quien puso a disposición del Ejecutivo toda la colaboración municipal que precisare para la ejecución de dicha obra.

“Toda obra para mi ciudad tendrá siempre mi colaboración, que me diga (el Presidente de la República) en qué podemos nosotros intervenir, salvo que sea en dinero, porque nosotros no lo hemos ofrecido el que lo ha ofrecido la obra es él y el que lo tiene que pagar es él (el Presidente), así que nos diga en qué podemos nosotros intervenir para que ese malecón de 42 kilómetros no se reduzca al kilómetro y medio que ahora propone, y que, por mi lado, no hay ningún problema en colaborar con esta obra que es una obra importante para Guayaquil, como lo hemos hecho siempre, porque nunca nos hemos opuesto a una obra del gobierno porque las obras cuando son buenas el pueblo las aprecia y nadie debe obstaculizarlas”, puntualizó.

Respecto a la construcción de la ampliación del Malecón Simón Bolívar, desde el Club de la Unión hasta la calle El Oro, indicó que está a la espera de los planos consiguientes para realizar sus observaciones, pues recordó que está involucrado el sector de Los Astilleros, que es una de las características históricas de la ciudad a la que no se puede renunciar y existen, además, varias instituciones públicas y privadas involucradas, por lo que hay que tener cuidado en su planeación y consecución.

Las obras no se suspenderán en Guayaquil
En referencia a las declaraciones presidenciales que ajustar el gasto de obras públicas a las que estrictamente le corresponden al gobierno y retirar el financiamiento gubernamental a muchos proyectos de varias ciudades, el alcalde guayaquileño aclaró que todas las obras emprendidas por su administración están debidamente financiadas y sin peligro de su interrupción por falta de fondos, ya que no dependen del gobierno.

Así, recontó la ampliación del aeropuerto internacional José Joaquín de Olmedo a 60 mil metros cuadrados de terminal de lujo y a 10 mangas, el más grande del país, próximo a inaugurarse el mes próximo, como el  avance de los estudios para la ejecución del primer ramal del servicio de buses aerotransportados, como una medida para el transporte urbano público complementaria con la Metrovía, lo cual agregó, significa que en ningún momento va a sustituir a un servicio eficiente y popular como el del sistema de transporte urbano masivo de la Metrovía, sino que marchará paralelamente.

La competencia de tránsito
Así mismo, el alcalde Nebot confirmó que el próximo mes el Cabildo porteño asume la competencia de matriculación y revisión y que se apresta a iniciar el concurso internacional para el control del tránsito, siempre y cuando, aclaró, cuando la competencia venga de la mano con los fondos respectivos, porque así lo contempla la Constitución.

La pavimentación popular
Respecto a los trabajos del programa integral de pavimentación que realiza su administración en toda la ciudad, señaló que se está cumpliendo el cronograma respectivo. Así, en Los Vergeles, donde ya todo está legalizado, con agua potable y alcantarillado, ya va por el 75% de pavimentación que pronto concluirá. “Las calles de Los Vergeles son de cemento, igual que sus veredas y bordillos, y ya quisiera el centro de Guayaquil tener las calles que ahora tiene este sector”.

En igual situación se encuentra el sector de El Fortín, de la Perimetral hacia el Oeste, tiene legalización de tierras, agua potable, alcantarillado, pavimentación con cemento y asfalto, que concluirá el 31 de octubre.

En el Guasmo Sur, en Guayas y Quil N°2, se está terminando su pavimentación, igual que en la parroquia Febres Cordero. En la Isla Trinitaria ya se está terminando hasta el 90 por ciento su pavimentación. En la Trinitaria trabajan cinco equipos de pavimentación para terminar la obra los últimos meses del año y en lo que es Bastión Popular y las cooperativas del 8,5 falta muy poco para terminar.

No hay comentarios :

Publicar un comentario